Logo
Logo

Qué hacer si hay presencia de leucocitos en las muestras de semen

Qué hacer si hay presencia de leucocitos en las muestras de semen

Los leucocitos o glóbulos blancos son células que se encuentran principalmente en la sangre y tienen la función de combatir las infecciones o cuerpos extraños, aunque, en ocasiones, pueden atacar a los tejidos propios.

¿CÓMO PUEDEN AFECTAR LOS LEUCOCITOS A LA MUESTRA DE SEMEN?

Los leucocitos liberan radicales libres de oxígeno (estrés oxidativo), que son perjudiciales para los espermatozoides, pudiendo afectar negativamente a su movilidad, provocando entonces una disminución de la fertilidad masculina.

¿CÓMO PODEMOS IDENTIFICAR LA PRESENCIA DE LEUCOCITOS?

A priori, podemos sospechar que una muestra de semen tiene leucocitos por el color y el aspecto que presenta: amarillo-opaco.

¿QUÉ HACER ANTE LA SOSPECHA DE UNA INFECCIÓN?

Lo mejor que podemos hacer, ante cualquier sospecha, es acudir a un especialista, que pedirá un seminograma.

¿QUÉ SIGNIFICADO TIENE SU PRESENCIA?

La presencia de algún leucocito aislado en el eyaculado se considera normal, pero cuando su número es igual o superior a un millón por mililitro, ya no lo es.

Para asegurarnos de que lo que hemos visto al microscopio son leucocitos, se procederá a hacer una tinción específica para poder identificarlos, ya que pueden confundirse con células precursoras de espermatozoides.

Una vez identificada su presencia, podríamos pensar en una posible infección o reacción inflamatoria en el tracto genital y/o glándulas sexuales.

Se procederá a hacer un cultivo de la muestra de semen, para poder aislar el posible microorganismo causante de la infección.

TRATAMIENTO Y CONCLUSIÓN

El tratamiento es con antibióticos, y suele ser muy efectivo, reduciendo considerablemente su presencia en el eyaculado.

De esta manera, los espermatozoides, si no hay ningún añadido, podrán recuperar su movilidad, mejorando la calidad de la muestra.

No son comunes las muestras de semen con presencia abundante de leucocitos. Podemos decir que su presencia contribuye a una bajada en la fertilidad masculina, pero no podríamos considerarla como una causa primaria de infertilidad.

María Villa Martínez, técnico de laboratorio de FivMadrid.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail