Logo
Logo

Yerma 2.0

Yerma 2.0
 Lorca, Lorca: Yerma está embarazada ¡

Juan, el marido de Yerma, corría como un loco por las calles del pueblo. Quienes le conocían, y a los que él ni siquiera saludaba en su desenfrenada carrea, tenían la certeza de que era portador de un secreto que no podía guardar mas. De vez en cuando se paraba para preguntar a los viandantes si “habían visto al poeta Lorca”. Por fin, uno le dio razón:” hace un momento estaba en el casino”.

Allí se lo encontró, escribiendo como siempre, y ya casi sin aliento le susurro al oído: Federico, mi mujer, a la que tú bautizaste como Yerma, está embarazada. El poeta levanto la mirada de su libreta poética, se acomodo en su asiento y con un gesto de paciencia, miro fijamente a Juan. No era la primera vez que esto ocurría. Cada retraso de la regla de Yerma, era premonición para Juan de un embarazo inminente. Y así durante muchos años, tantos que a nadie en el pueblo le sorprendía ya las veces que Juan había preñado a su mujer, sin que esta hubiese parido nunca. Sin embargo, esta vez el poeta apreció una luz diferente en la expresión sonriente de Juan. Esta vez lo creyó y no le dio la enhorabuena, como solía hacer en casos anteriores para consolarlo. Le cogió por la pechera, se lo trajo a la cara y le dijo por lo bajini: Se lo merecía. Sus ansias por ser madre la estaban trastornando.

Aun nadie en el pueblo ha conseguido saber cómo se obro el milagro. Que si la Virgen de Fátima, que si dejaron de fumar, que si él tomaba Viagra…. Lo que muy pocos podían imaginar, es que Juan y Yerma habían acudido a una clínica de reproducción asistida.

Sí Federico, si hubieses vivido en este tiempo este sería el final feliz de la versión de Yerma en el siglo en que vivimos. Habríamos evitado una tragedia (felizmente) pero habríamos perdido una gran obra literaria.

eleuterio-de-miguel1

 

Eleuterio R. Hernández de Miguel, socio fundador de FivMadrid.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail