Logo
Logo

El sueño de ser madre

El sueño de ser madre

Algunas mujeres han soñado desde pequeñas en ser madres, a otras se les despierta el instinto maternal de repente y a algunas toman la decisión de no serlo. Todas las opciones son buenas y lo más importante es que las hagan felices.

Sin embargo, a veces las mujeres retrasan el momento de la maternidad, por trabajo, por que no tienen la pareja adecuada o por que no tienen la seguridad que necesitan y cuando llegan a los 40 años, deciden dar el paso. Nadie les ha dicho que con la edad la fertilidad disminuye y se encuentran con que  el embarazo no llega.

Cada mujer es única y su proceso de envejecimiento reproductivo también. Algunas perderán su fertilidad hacia los 35 años y otras cerca de los 50, debido a la influencia de factores genéticos, ambientales, el estilo de vida (entre los que se incluye el consumo de tabaco y alcohol) y la edad de la primera regla.

Si sueñas con ser madre y lo vas a retrasar, ahora puedes preservar tu fertilidad, para poder ser madre en unos años.

Nos ha encantado el libro de Gustavo Martín Garzo ‘Todas las madres del mundo‘, donde muestra cien perfiles de madres, todas posibles, todas reales, todas válidas y todas necesarias Todas tienen en común que lo dan todo por intentar ser la mejor madre, aunque ninguna  logre evitar el sentimiento de culpabilidad, de sentirse a veces perdidas.

Últimamente circula una “clasificación” de madres en las que nadie encaja completamente y demuestra que no hay estilo mejor o peor, hay diferentes mujeres y diferentes hijos, diferentes circunstancias y diferentes estilos de vida.

Madres ‘tigres’

La china Amy Chua escribió hace unos años su libro Madres tigres, hijos leones. Quería demostrar que la disciplina es fundamental, al menos en la educación oriental, donde los jóvenes alcanzan notables éxitos en materias como la música. El libro sembró la polémica por sus estrictos planteamientos.

Madres ‘helicópteros’

Sobrevuelan vigilando a sus hijos y resolviendo sus problemas.

Madres ‘medusas’

Por su laxitud, no marcan límites y dejan en manos de sus niños todas las decisiones.

Madres ‘cómplices’

Intentan ser la mejor amiga de sus hijos, olvidando que son sus madres.

Madres ‘acaparadoras’

Todo lo que les pasa a sus hijos les pasa a ellas.

Ahora muchas mujeres están reivindicando librarse de estos estereotipos y sobre todo del juicio de los demás, para poder disfrutar de su etapa de ser madres, porque la tarea de ser madre ya conlleva suficientes desafíos como para que le añadamos más.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail