Logo
Logo

Junio, mes de la disfunción reproductiva, una enfermedad prevenible.

Junio, mes de la disfunción reproductiva, una enfermedad prevenible.

Las mujeres occidentales viven en grandes ciudades, estudian durante décadas preparándose para trabajar, usan métodos anticonceptivos durante casi toda su vida y solo al final, muy al final cuando la menopausia comienza a amenazar con aparecer, se plantean ser madres. Iba a comenzar este artículo hablando de los Huteritas, una comunidad religiosa similar a los Amish, los de la película Único Testigo, que niegan cualquier método anticonceptivo y que, al contrario que las occidentales, no aplazan la maternidad. Los huteritas son conocidos en medicina de la reproducción por el artículo publicado por Tietze en 1957. Gracia a él, y a otros estudios, supimos que la fertilidad disminuye con la edad. Iba a citarlos primero como ejemplo de una anormalidad cuando lo anormal es lo que hacemos nosotros en occidente. Lo sabemos desde hace 57 años pero no acabamos de asimilarlo.

España fue en 2012 el país con menos hijos por mujer no de Europa, ni de occidente sino del mundo entero. De 180 países estudiados nuestro puesto fue el 180. Si acabamos últimos en el festival de Eurovisión no dude Vd. que aparecerá por todas partes pero esto…

Al parecer junio es el mes de la infertilidad, o tal y como propone el Dr. Hernández el mes de la disfunción reproductiva.

Hay que luchar activamente contra la aparición de esta enfermedad. Si consulta las distintas páginas web de los centros de reproducción asistida verá que todos le ofrecerán los mejores y más modernos tratamientos. Y están en lo cierto. Pocos países como España disponen de  enfermeras, auxiliares, andrólogos, técnicos de laboratorio, genetistas, anestesistas, biólogos, ginecólogos mejor preparados. Es una suerte. Pero en todas esas webs y en todos esos centros le hablarán de prevención terciaria, de tratar la enfermedad. Yo me refiero a la prevención primaria: es decir, de evitar que la disfunción reproductiva aparezca.

¿Y cómo y quién puede prevenir la disfunción reproductiva?

Los ginecólogos: Pregunte a cada mujer en cada consulta si tiene pensado ser madre.

Los políticos: ayuden a las madres y padres, prologuen las bajas maternales y paternales (por ejemplo el permiso de maternidad y paternidad en Suecia es de 16 meses, implantemos la figura de la doula en España, ayuden económicamente a las familias. Estrújense el cerebro para hacer que sea más sencillo conciliar la vida familiar y laboral.

Las mujeres: aplazar la maternidad tiene un precio. Los huteritas nos lo enseñaron. Ser madre a los 38 es mucho más difícil y tiene mayores riesgos que a los 30. Está bien desarrollar una carrera profesional pero ojo que la empresa por la que has peleado durante años puede que mañana decida que ya no le eres útil, y entonces ¿qué?

Seamos o no creyentes, hagamos caso a la cita de la Biblia “creced y multiplicaos” que por cierto no aparece en Las Escrituras una sino tres veces. Debe de ser importante.

Dr. José Luis Gómez

Ginecólogo. FivMadrid

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail