Logo
Logo

¿Qué harás con tus embriones congelados? Una decisión que muchos no quieren tomar

¿Qué harás con tus embriones congelados? Una decisión que muchos no quieren tomar

Muchas mujeres y parejas ya han logrado su sueño de tener un hijo gracias a la Fecundación In Vitro (FIV), incluso han conseguido un segundo hijo y todavía tienen varios embriones congelados que quedaron del tratamiento. ¿Qué deben hacer con ellos?

Al comienzo de todo tratamiento de Fecundación In Vitro (FIV) se firma un consentimiento informado eligiendo el destino para los embriones no transferidos. En este momento casi todos los pacientes toman la decisión de conservarlos pensando que pueden no lograr el embarazo con el tratamiento o que pueden querer tener más hijos.

Cada año reciben una comunicación del Centro para validar o cambiar su decisión.

Según la Ley española de reproducción asistida Ley 14/2006. Capítulo III. Artículo 11:

Los diferentes destinos posibles que podrán darse a los preembriones crioconservados, así como, en los casos que proceda, al semen, ovocitos y tejido ovárico crioconservados, son”: 

Siempre, su utilización por la propia mujer o su cónyuge

Esto es posible hasta que por razones médicas o por edad avanzada no sea aconsejable un embarazo

Como la Ley no pone un límite determinado de edad, ni concreta las patologías médicas que pueden contraindicar un embarazo, resulta difícil saber cuándo termina este supuesto. En España existe un límite ético de edad que son los 50 años, por encima del cual prácticamente ningún centro hace tratamientos de reproducción asistida.

Pasados varios años y a pesar de haber logrado tener los hijos deseados, el 38,8% de los pacientes deciden seguir conservándolos, porque no se deciden por las otras opciones.

Pero, si la pareja ya no desea conservar los embriones para uso propio, deberá elegir entre las siguientes 3 opciones:

  1. La donación con fines reproductivos

Esta opción permite donar los embriones a otros pacientes. En general solo el 4,7% de las personas toman esta opción, uno de los mayores frenos es que temen que sus hijos se encuentren con hermanos o porque sienten que deben proteger a sus hijos.

No se pueden donar embriones si cuando se congelaron la mujer tenía más de 35 años.

  1. La donación con fines de investigación

La clínica debe especificar el proyecto de investigación al que se van a destinar y los pacientes deben renunciar a compensaciones económicas derivadas de dichas investigaciones. En general esta opción produce mucho rechazo entre las personas y tan solo un 3,9% la eligen.

  1. El cese de su conservación sin otra utilización

En el caso de los preembriones crioconservados esta última opción sólo será aplicable una vez finalizado el plazo máximo de conservación establecido en esta Ley sin que se haya optado por alguno de los destinos mencionados en los apartados anteriores”. 

Los destinan a destrucción solo el 4,7% de los pacientes.

Este supuesto requiere que se haya agotado el periodo fértil de la mujer receptora y que eso se acredite mediante un informe médico de profesionales ajenos al centro. Este requisito hace que sólo una tercera parte de estos embriones hayan sido destruidos, ya que no recibimos esos informes, que deben gestionar los propios pacientes.

La mayoría de los pacientes no responden a las cartas que reciben de la clínica, ya que no saben qué destino darle.

¿Has estado en esta situación? ¿Qué hiciste?

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail