Logo
Logo

¿Conviene que los familiares se impliquen en los tratamientos?

La respuesta es SÍ y NO.

Cuando una pareja tiene dificultades para tener un hijo una de las “vías de escape” más comunes, suele ser la familia o los amigos. Es muy importante saber que podemos contar con alguien, sobre todo en momentos difíciles. Pero, CUIDADO! Cuando nos desahogamos con ellos, luego no podemos pedirles que no nos pregunten, que no se interesen y que no se preocupen cuando no nos apetece hablar.
Cuantas más personas estén al tanto de lo que nos está pasando, más veces tendremos que repetir un resultado negativo de una prueba de embarazo.
Todos estarán muy interesados en ayudar y en que la pareja se sienta apoyada, por lo que a veces la pareja puede sentirse un poco agobiada por tener que responder tantas veces al teléfono, a las invitaciones a realizar actividades para distraerse, o simplemente por repetir infinitas veces el mismo diagnóstico o el mismo resultado.

La ayuda profesional en estos casos es lo más recomendable, además del apoyo de una persona dentro del núcleo más íntimo del paciente. Poder conversar con un profesional, una vez a la semana, con un horario pautado y recibiendo un asesoramiento profesional, es lo más indicado. A su vez, tener un apoyo dentro de la familia o amigos resulta muy beneficioso a la hora de compartir ideas, momentos felices y momentos tristes. Pero, lo importante es que sea una sola persona o al menos un número muy limitado de personas.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail