El ritmo de vida actual tanto de hombres y mujeres, sumado al retraso en la edad de buscar el embarazo, hacen que a veces no se logre fácilmente y que la fertilidad se vea afectada.