Logo
Logo

FACTORES QUE INTERFIEREN CON LA FERTILIDAD

FACTORES QUE INTERFIEREN CON LA FERTILIDAD

Cuando iniciamos el proceso de buscar un embarazo, pocas veces nos planteamos que existen determinados factores que pueden interferir con dicho proceso. Es solo cuando ese embarazo no llega cuando empezamos a indagar sobre qué podemos hacer (o dejar de hacer) para mejorar nuestra fertilidad.

La finalidad de este artículo es concienciarnos sobre los factores (algunos de ellos modificables) que contribuyen a la hora de conseguir una gestación.

Podemos afirmar que el más importante de ellos es, sin duda, la edad. La reserva ovárica de la mujer (el número y la calidad de sus óvulos) disminuye a medida que cumple años, siendo este proceso más acentuado a partir de los 37 años. Por ello, las probabilidades de conseguir un embarazo (ya sea de forma natural o mediantes tratamientos de reproducción asistida) son menores según avanza la edad. En el varón también existe un proceso similar de “envejecimiento” espermático, aunque se produce más tardíamente. Es aconsejable, por tanto, no demorar el momento de buscar embarazo, en la medida de lo posible o preservar la fertilidad si tienes claro que quieres tener un hijo, pero no en este momento.

Otro factor importante es el peso. Tanto el sobrepeso como la delgadez extrema son factores que interfieren negativamente con la fertilidad, por lo que es importante mantener el peso dentro del rango de la normalidad.

Los hábitos tóxicos también disminuyen las probabilidades de conseguir una gestación. Es fundamental suprimir, si lo hay, el consumo de tabaco, alcohol y cualquier otro tipo de droga lo antes posible. Estas sustancias pueden producir daños – en ocasiones irreversibles- en las células reproductivas (óvulos y espermatozoides).

El consumo excesivo de cafeína es otro factor que puede afectar negativamente a la fertilidad. Se aconseja limitar el consumo de bebidas con cafeína a 2-3 diarias como máximo.

En cuanto a la dieta, es recomendable reducir la proporción de hidratos de carbono y aumentar la ingesta de frutas y verduras, con el fin de reducir el proceso de oxidación celular. Por el mismo motivo, se aconseja la práctica de ejercicio físico de forma moderada. Es importante señalar que el ejercicio físico excesivo o el deporte de alta competición pueden afectar de forma negativa al ciclo ovárico y, por tanto, disminuir las probabilidades de conseguir una gestación.

Si tienes menos de 35 años y llevas más de un año intentando quedarte embarazada o si tienes más de 35 años y llevas 6 meses sin lograrlo, debes acudir a un especialista para que estudie si existe algún problema reproductivo.

Dra. Marian Chávez Guardado, Ginecóloga de FIVMadrid.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail