Logo
Logo

Utilidad del Time-Lapse en Fecundación In Vitro (FIV)

Utilidad del Time-Lapse en Fecundación In Vitro (FIV)

Dentro de la tecnología introducida recientemente en el laboratorio de FIV, una de las más interesantes y prometedoras es la videocinematografía, conocida como “Time-Lapse”.

Antes de que el uso del Time-Lapse se extendiera en las clínicas de reproducción asistida, los embriólogos teníamos que elegir los mejores embriones para la transferencia basándonos en tres o cuatro “imágenes”: Pronúcleos, embrión en el día 2 (alrededor de 4 células), embrión en el día 3 (alrededor de 8 células), y, si prolongábamos el cultivo hasta el día 5, estadio de blastocisto. Como si fueran fotografías, teníamos que utilizar estas observaciones puntuales de los embriones para decidir cuál de ellos era el que mostraba la evolución más adecuada, según el conocimiento que tenemos del desarrollo embrionario. Sin embargo, estas imágenes no nos decían nada de lo que podía estar ocurriendo con los embriones entre las observaciones realizadas.

Y, más allá de la morfocinética, que nos da pistas sobre la evolución correcta de los embriones, basándose en la duración de los ciclos celulares y la sincronía de estos, con el Time-Lapse podemos observar que algunos embriones experimentan divisiones anormales o, incluso, fusiones entre células, que convertirían a dichos embriones en inviables. Es decir, cuando un embrión pasa directamente de una a tres células, o de dos a cinco células, esta división anormal hace que el contenido cromosómico de estas células no sea correcto (blastómeros aneuploides). Lo mismo ocurre cuando, por ejemplo, en un embrión de cinco células, dos de ellas se fusionan y el embrión vuelve a tener cuatro células, porque la célula resultante de la fusión será tetraploide; sin embargo, la imagen que observaríamos de un embrión de 4 células podría ser morfológicamente correcta, convirtiendo a este embrión anormal, en ausencia del Time-Lapse, en “apto” para la transferencia.

Por lo tanto, quizás el papel más importante del Time-Lapse en el laboratorio de FIV sería la selección negativa de los embriones anormales, evitando así que sean la primera elección para la transferencia, e inclusive podría evitar su congelación cuando las transferencias se realizan en los días 2 o 3, lo que debería repercutir de forma positiva en el número de gestaciones, tanto en las transferencias en fresco, como en las criotransferencias.

Jorge Cuadros, embriólogo clínico y director de laboratorio de FivMadrid

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail